Cargando contenido

El asesinato de Jorge Eliecer Gaitán desencadenó una ola de violencia que mermó parcialmente con el fútbol profesional.